Zona de Registro
Suscribase Aquí


  • Recibirá información de interés relacionada al peso ideal con salud.


    GetResponse Email Marketing
    Hazte Fan Ahora!
    pesoidealconsalud on Facebook
    Siguenos en Twitter!

    El deporte como medicina

    Cada vez hay más evidencias de que el ejercicio físico brinda al organismo todas las condiciones para fortalecerlo ante las adversidades.

    Las investigaciones realizadas en deportistas de élite permiten tener información privilegiada de lo que sucede en el organismo entrenado.

    Por ejemplo en el plano bioquímico, para poner en movimiento un cuerpo hace falta combustible. En el organismo humano este se llama trifosfato de adenosina (ATP), una molécula que al romperse, libera la energía que necesitan los músculos para moverse. El cuerpo acumula muy poca cantidad de ATP, por lo que hay que estar continuamente produciéndolo. El ATP se puede sintetizar de tres maneras: a partir de la energía que se libera de la rotura de la fosfocreatina; de la quema de azúcares, grasas y proteínas en presencia de oxígeno (aerobio) o de aprovechamiento de los hidratos de carbono en un ciclo metabólico sin oxígeno o anaerobio (la glicólisis). En esta última se produce un compuesto odiado por los principiantes deportistas: el ácido láctico que puede acumularse en los músculos y causa dolor, son los famosos calambres.

    Un esfuerzo agudo y rápido debe basarse en el metabolismo anaeróbico, pero para una carrera de fondo se requiere oxígeno. Este último sistema aeróbico no se produce en marcha inmediatamente, sino cuando el suministro de oxígeno a través de la sangre, bien bombeada por el corazón, alcanza los músculos, es decir, al menos uno o dos minutos después de que empieza a realizarse ejercicio.

    *Un jugador de fútbol, depende fundamentalmente del metabolismo aeróbico. Pero si necesita realizar un sprint, su organismo ha de recurrir al ATP almacenado por la otra vía.

    *El corredor de fondo, atiende a la potenciación de la capacidad de su sistema aeróbico.

    *El levantador de pesas, al contrario ha de concentrarse en la fuerza y en la potencia.

    Los expertos en medicina deportiva aconsejan actualmente que, sea cual sea la modalidad, no se olviden de los dos tipos de trabajo. La excepción son los niños, a quienes se les debe limitar los ejercicios de fuerza (debido a que no tienen un desarrollo hormonal apropiado que permitan construir músculos fuertes).

    Que sucede en el organismo de las personas normales y comunes que empiezan a realizar una actividad deportiva?

    Hay que distinguir entre deporte y ejercicio físico, puesto que el primero tiene sus reglas propias y un componente competitivo. Pero en cualquier caso, podemos decir rotundamente que el ejercicio físico es bueno para la salud, aunque tiene sus riesgos, casi siempre por abusos o sobreentrenamientos.

    El deporte beneficia, en primer lugar, al sistema cardiovascular, ya que reduce el riesgo de arterioesclerosis y la posibilidad de un accidente coronario y baja la presión arterial. Disminuye los triglicéridos y el colesterol total, bajando las grasas de baja densidad (LDL) y subiendo las de alta (HDL). Ayuda a adelgazar y como consecuencia, facilita el trabajo del corazón. Provoca una dilatación de los vasos periféricos, ya que llega a ellos mayor cantidad de sangre.

    Es bien conocido que el corazón de los ciclistas es mucho más grande de lo normal, cosa lógica ya que bombea mayor cantidad de sangre y como cualquier músculo, se desarrolla más cuando trabaja. En los deportes de resistencia como la bicicleta, aumenta considerablemente su volumen sobre todo del ventrículo izquierdo. En los ejercicios de potencia, además, se desarrolla la masa del miocardio, ésta es una de las razones por las que conviene combinar ambos trabajos.

    Como consecuencia de todo esto, la bomba que es el corazón se vuelve más eficiente y cada vez se mueve mayor cantidad de sangre, así que el número de contracciones que necesita es menor, por ejemplo un ciclista profesional tiene 32 pulsaciones por minuto, y al contar con un mejor motor, su consumo de combustible es menor, es decir, disminuye la demanda de oxígeno.

    En ratas se ha comprobado que el deporte aumenta la resistencia a las arritmias.

    Está demostrado que el deporte facilita la disolución de las placas de ateroma que se forman en los vasos sanguíneos y que son responsables de los infartos.

    En el sistema respiratorio los beneficios son evidentes: aumento de la capacidad de ventilación del pulmón y del consumo máximo de oxígeno.

    Cuando el cuerpo se mueve, los órganos internos también lo hacen, el intestino aumenta su motividad, lo que reduce el estreñimiento. Estudios realizados en los Estados Unidos dan cuenta que la práctica de deportes disminuye la incidencia de cáncer de colon.

    El esqueleto y la musculatura reciben beneficios, ya que el deporte retrasa la pérdida fisiológica de masa ósea. Mejoran las artrosis, la osteoporosis y la artritis reumatoide. Los músculos se vuelven más resistentes y elásticos, ya que aumenta el número y tamaño del mitocondrias, que son las células encargadas de utilizar el oxígeno en beneficio de los músculos. El riñón recibe mayor irrigación, lo que mejora su rendimiento a largo plazo.

    En el plano endocrinológico, el primer beneficio es la pérdida de peso, esto se produce porque el cuerpo utiliza los azúcares para producir energía., pero llega un momento en que utiliza las grasas.

    Los deportistas consiguen usar antes las grasas que las personas sedentarias, además, la disminución de la glucosa en sangre se logra sin que por ello aumenten las demandas de insulina. Por eso se les recomienda a los diabéticos.

    Todas las enfermedades relacionadas al stress son beneficiadas con la práctica de deportes, esto de debe a que el sistema nervioso mejora su vascularización y por ende la capacidad neuronal.

    Aumento de la reacción y mejora la capacidad de coordinación y percepción visual.

    La salud mental es otro de los mejores efectos, en primer lugar, por la correlación entre la psique y las enfermedades físicas; en segundo lugar, por un aumento de las aminas cerebrales: dopamina y serotonina. Este incremento y sobretodo el ritmo regular de secreción de las llamadas moléculas del placer trae como consecuencia mejoras en los estados de ansiedad, angustia y depresión.

    Beneficios sociales: Se previene la drogadicción, el alcoholismo, el tabaquismo, y la delincuencia y los deportes de equipo son un excelente medio de integración social.

    Advertencia: Para aquellos que no han hecho deporte en su vida, es conveniente realizar exámenes exhaustivos de la condición física, incluyendo historia familiar de enfermedades hereditarias.

    Disfruta y Comparte: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
    • Digg
    • del.icio.us
    • StumbleUpon
    • Reddit
    • Facebook
    • Live-MSN
    • MySpace
    • Technorati
    • TwitThis

    Deja un comentario