Zona de Registro
Suscribase Aquí


  • Recibirá información de interés relacionada al peso ideal con salud.


    GetResponse Email Marketing
    Hazte Fan Ahora!
    pesoidealconsalud on Facebook
    Siguenos en Twitter!

    Historia de la nutrición

    Análisis de antiguas dietas para ver de que manera pudieron afectar a la vida y a la salud de los distintos pueblos.

    Los egipcios (2000 a. de C. )

    Pan y cerveza para el faraón

    Los alimentos principales de la cocina egipcia eran el pan y la cerveza, que obtenían de la cebada. Los egipcios criaban además vacas, ovejas y cabras y apreciaban mucho la carne asada. También le gustaban las aves , las ocas y el pescado. Las aves las limpiaban, las dejaban secar en salmuera. Las más grandes se asaban. Comían muchísima verdura, puerros, arvejas, rábanos, pepinos y lechugas y producían además queso y vino.

    El azúcar no entraba en su dieta; en su lugar la miel acompañaba los dulces de harina de dátiles y de algarroba.

    Terminaban la comida con un vasito de shadeh, bebida muy alcohólica extraída del granado.

    Juicio del nutricionista

    Demasiado alcohol: ojo con el hígado

    El pan y la cerveza tienen en común el proceso de fermentación de sus almidones, los del trigo y los de la cebada, de hecho, la cerveza, además de alcohol, contienen aún pequeñas cantidades de azúcares. Como todos los potentados, los faraones comían mucha carne, pero equilibraban esto con abundantes verduras y legumbres.

    De todos modos, los egipcios bebían demasiado alcohol, que no es nada bueno para el hígado, aunque los antioxidantes contenidos en los vegetales podían mitigar las consecuencias del exceso de vino y cerveza.

    Los griegos (siglo V a. de C.)

    Cebada , ajo y pescado eran los reyes

    A causa del clima y de la escasa fertilidad del suelo, los griegos eran más bien moderados .La base de la alimentación la constituían la cebada y el trigo.

    Su comida cotidiana eran unas galletas de harina de cebada, y el pan de trigo lo reservaban para los días de fiesta.

    Como acompañamiento del pan tomaban un alimento sólido llamado opson, un combinado de verdura, cebollas, aceitunas, carne, pescado y fruta. Asimismo consumían mucho queso y ajo.

    El plato fuerte de su dieta era el pescado, sobre todo sardinas y anchoas, pero también mariscos, moluscos, sepias y calamares.

    En las ciudades escaseaban las verduras, pero no las legumbres, sobre todo los porotos y las lentejas, que se preparaban como puré.

    El juicio del nutricionista

    Un régimen como éste también sería válido hoy

    En la época de Pericles había un buen punto de equilibrio. La dieta, abundante en cereales, entre ellos la cebada, era muy útil para compensar el elevado consumo de queso.

    La alimentación de los griegos tenía otras ventajas: gracias al ajo y al pescado lograban que las arterias se mantuvieran en buen estado y que la circulación fuera fluida. Los porotos y las lentejas completaban un menú que también sería aceptable hoy. Tampoco hay que olvidar el otro valor de esta dieta: Las galletas exigían una masticación adecuada, un acto muy útil para limitar la cantidad excesiva de comida.

    Los romanos (siglo I a. de C. )

    Tocino, agua con vinagre y un kilo de trigo

    La dieta del legionario se componía de panceta, queso y posca, es decir, una mezcla de agua con vinagre, acompañada de galletas de trigo. A menudo, los soldados debían moler ellos mismos el trigo, a cada uno le correspondía 900 gramos diarios.

    El soldado tenía algunos privilegios: salazones, embutidos, carne, a veces, alguna exquisitez, como aves, ubres de cerda o riñones. En ocasiones, la familia le enviaba regalos, como dátiles rellenos de nuez, piñones y pimienta molida y después fritos de miel o también unos bizcochos con harina que se freían en aceite y luego se cubrían con miel.

    El juicio del nutricionista

    Al soldado le faltaban vitaminas

    Al soldado romano le energía se la daban fundamentalmente los cereales. La panceta y los embutidos en cantidades modestas se metabolizaban bien gracias a una actividad física constante. Los dulces que contienen poca grasa, estaban reservados para las fiestas: sabia elección. El vinagre disuelto en agua servía en parte para desinfectarla. Las probables y frecuentes carencias de vitaminas por falta de fruta y verdura fresca explican el veloz desgaste de estos soldados.

    Los monjes benedictinos ( siglo XII )

    Hasta cinco huevos en 24 horas

    La primera comida constaba de dos platos, uno de habas o legumbres, hervidos o condimentados con un poco de panceta y uno de repollo, lechuga o ensalada variada. A este menú se agregaban tres veces por semana cinco huevos fritos, y de vez en cuando una porción de queso cocido.

    Los otros cuatro días, por el contrario, ingerían un menú que se componía de 250 gramos de queso fresco y dos huevos.

    Además, a cada monje le correspondía todos los días una ración de 500 gramos de pan y 30 centilitros de vino.

    La comida de cada noche constaba de pan de fruta fresca del tiempo, como peras, manzanas, cerezas, frutillas, higos, ciruelas, o uvas o con nueces o castañas.

    El juicio del nutricionista

    La longevidad de los monjes respecto al resto de la población era legendaria. Su dieta demuestra lo equivocadas que están algunas compañas que satanizan la panceta y los huevos. Hoy, ya se sabe: una dieta que incluya un poco de todo y muchas legumbres es buena para la salud.

    La alimentación casi vegetariana de los benedictinos tenía además el mérito de que la cena era muy frugal.

    Los monjes bebían poco vino y su dieta estaba en buena armonía con el colesterol de los huevos. Por otro lado no debemos olvidar que las reglas monacales les imponían un constante ejercicio físico. Mejor para su salud!

    Los samuráis ( siglo XV)

    Carne salada y mucho arroz

    El alimento principal era de arroz iban, cocido en agua y prensado en el tazón.

    En el siglo XV se consideraban que la ración diaria de un hombre eran 900 gramos de arroz descascarillado. Además del arroz, se cultivaba también trigo sarraceno para obtener la soba, tallarines para agregar en la sopa, cuando les era posible, acompañaban el arroz con moluscos secos, algas, berenjenas, pepinos u hongos.

    Los guerreros cazaban mucho y secaban y salaban la carne. Entre los condimentos se encontraban el miso, sacado de los brotes de soja y trigo. Normalmente los alimentos se cocían en agua y reservaban la cocción al vapor para las fiestas.

    Juicio del nutricionista

    Dieta de deportistas

    La dieta de los samuráis tenía la típica estructura alimentaria de quien realiza una intensa actividad física, y hoy muchos gimnasios la copian: carbohidratos con el sabor aportado por hierbas, con proteína de carne seca, moluscos y champiñones. Los alimentos cocidos reducían las infecciones, aunque pagaban el precio de la pérdida de vitaminas, ya que el arroz sin cáscara reduce las del grupo B. La carne de caza tiene pocas grasas. Sin embargo, como comían poca verdura y fruta fresca, la vida probablemente duraba menos.

    En la corte del rey Sol (1638-1715)

    Casi un kilo de carne al día

    El escritor Audiger dice que, para que nadie se quejase, en la corte de Luis XIV se necesitaban 750 gramos de carne al día , incluido los caldos, las salsas y los concentrados.

    Después describe un menú típico de aquella época: el primer plato es de carne cocida; le siguen salchichas, pastel de pichón y perdiz, pollo en gelatina o codornices. El segundo se compone de asado, aves, orejas de cerdo, testículos de varios animales, huevos, cardos, alcauciles, gelatinas y carnes blancas. Para concluir un plato de fruta y compota. Además tomaban vino a voluntad, que según las reglas francesas del tiempo debían beber de un trago.

    Juicio del nutricionista

    Un menú para aspirantes a suicidas

    Demasiado de todo, pero especialmente demasiada carne, lo que explica la frecuencia de la gota y de la obesidad entre las clases acomodadas de la época. La fruta y la compota no lograban equilibrar la cantidad de proteínas que ingerían. El vino , que bebían de un trago, no mejoraba ni la digestión ni la lucidez de pensamiento. En general , la salud de estos cortesanos, no era buena , entre otras cosas por la escasez de verduras y legumbres y el exceso de grasas. Además, el uso de gelatina conllevaba frecuentes riesgos de infecciones tóxicas alimentarias por la fácil contaminación bacterial de estos preparados cuando las temperaturas de conservación no están bien controladas.

    La época victoriana (1819-1901)

    12 platos como mínimo

    Esclavos de las lavativas

    Comían demasiada carne y en general, demasiados alimentos exageradamente ricos en grasas. La crema de arroz y las legumbres antigua tradición inglesa, no son capaces de compensar en exceso de grasa y colesterol de este sistema alimentario. Por lo general, padecían problemas circulatorios en edades jóvenes y en sus digestiones resultaban extremadamente pesadas, por lo que el estreñimiento estaba al orden del día y debían recurrir a las lavativas incluso varias veces al día.

    Resumen

    Al final han vencido los monjes benedictinos, seguidos por los antiguos griegos. A poca distancia, los samuráis japoneses y en el medio, los romanos y los egipcios. Han quedado últimos los súbditos del rey Sol y de la reina Victoria.

    Una alimentación sana debe basarse en los cereales: pan, pasta, arroz y cebada, como segundo plato hay que elegir entre carne, pescado, huevos o queso, pero nunca en cantidad superior a la medida de la mano con los dedos cerrados. Después conviene agregar tres porciones de verduras, también un puñado y dos o tres piezas de fruta al día. Esto es justo lo que comían los monjes en el siglo XII.

    Ah y no olviden hay que hacer ejercicio … los monjes lo hacían.

    Referencias

    *Oliverio Sculati . Nutricionista que ha realizado este análisis

    *Un banquete para los dioses. Augusto Remesal. Alianza Editorial. Madrid, 1993

    Disfruta y Comparte: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
    • Digg
    • del.icio.us
    • StumbleUpon
    • Reddit
    • Facebook
    • Live-MSN
    • MySpace
    • Technorati
    • TwitThis

    Deja un comentario