Zona de Registro
Suscribase Aquí


  • Recibirá información de interés relacionada al peso ideal con salud.


    GetResponse Email Marketing
    Hazte Fan Ahora!
    pesoidealconsalud on Facebook
    Siguenos en Twitter!

    Qué es la hiperuricemia?

    Es un exceso de ácido úrico en la sangre, que es un producto del metabolismo de muchos alimentos que contienen purinas. El ácido úrico pasa a través del hígado y entra al torrente sanguíneo.  Para mantener valores normales de la sangre, la mayoría es excretado en la orina o pasa a los intestinos. Valores normales 5 a 6mg/dl en las mujeres y de 5 a 6.8mg/dl en los hombres.

    Cuando estos niveles aumentan pueden producir síntomas sobre todo articulares. Puede ser asintomática. Si los niveles son muy elevados, como en la quimioterapia por leucemia o linfoma, se puede tener síntomas renales o artritis gotosa. También puede dar síntomas en ocasiones como Fiebre, escalofríos, fatiga. Si los cristales de ácido úrico se depositan en articulaciones, pueden dar una inflamación dolorosa. Puede presentarse problemas renales (cálculos) o problemas al orinar.

     

    Gota

    La gota es una de las formas de artritis más dolorosas. Se produce por la acumulación de ácido úrico en el cuerpo. Debido a esto se producen depósitos de cristales de ácido úrico en las articulaciones, en forma frecuente en el dedo gordo del pie.

    Los depósitos de ácido úrico (llamados tofos gotosos) aparecen como bultos debajo de la piel. También puede presentarse en forma de piedras (cálculos) renales debido a los cristales de ácido úrico en los riñones.

    Los cambios de hábitos dietéticos excesivos; aumentaron la incidencia en diferentes países, que también han producido un aumento de la obesidad o de síndrome metabólico, al que la gota está asociada, la hiperuricemia es uno de los elementos de este síndrome.

    La gota puede causar, Dolor, Hinchazón, Enrojecimiento, Calor, Rigidez en la articulación. Puede afectar el dedo gordo del pie, el arco del pie, tobillos, talones, rodillas, muñecas, dedos de la mano, codos.

    El alcohol, sobre todo en forma de cerveza y licores, favorece también de manera muy importante a la hiperuricemia y gota, aunque el vino en cantidades moderadas no parece modificar la uricemia.

    Algunos medicamentos, sobre todo los diuréticos, causan hiperuricemia por lo que están contraindicados.

    El tratamiento es medicamentoso y sobre todo cambios en el estilo de vida, disminuir el consumo de alimentos con alto contenido en purinas como las carnes de ganado equino, vacuno, aves, animales de caza, cerdo, vísceras, mariscos, pates, embutidos.

    Consumir una porción al día de estos  alimentos y cambiarse a un plan de alimentación saludable, aumentando el consumo de frutas, verduras, cereales. Es importante antes de iniciar un tratamiento consultar con su medico y a un especialista en nutrición, y no automedicarse para mejor evolución y recuperación.

    Bibliografía consultada.

    1. Gómez E. Hiperuricemia y gota. Revista terapéutica 33 N 4 OK.in110 110del Sistema Nacional de Salud. Volumen 33, Nº 4/2009
    2. Pascual E, Sivera F. The time required for disappearance of urate crystals from synovial fluid after successful hypouricemic treatment relates to the duration of gout. Ann Rheum Dis 2007;66:1056-1058.
    3. Li-Yu J, Clayburne G, Sieck M, Beutler A et al. Treatment of chronic gout. Can we determine when urate stores are depleted enough to prevent attacks of gout?. J Rheumatol 2001 Mar;28:577-580.
    4. Perez-Ruiz F, Liote F. Lowering serum uric acid levels: what is the optimal target for improving clinical outcomes in gout?. Arthritis Rheum 2007; 57:1324-1328.
    5. Zhang W, Doherty M, Bardin T, Pascual E et al. EULAR Evidence based recommendations for gout – part ii management: report of a task force of the EULAR Standing Committee for International Clinical Studies Including Therapeutics (ESCISIT). Ann Rheum Dis 2006;25:1301-1311.
    6. Krishnan E, Baker JF, Furst DE, Schumacher HR. Gout and the risk of acute myocardial infarction. Arthritis Rheum 2006;54:2688-2696.
    7. Chen SY, Chen CL, Shen ML. Severity of gouty arthritis is associated with Q-wave myocardial infarction: a large-scale, cross-sectional study. Clin Rheumatol 2007;26:308-313.
    8. McCarty DJ, Hollander JL: Identification of urate crystals in gouty synovial fluid. Ann Intern Med 1961; 54: 452-460.
    9. Pascual E, Jovani V. Synovial fluid analysis. Best Pract Res Clin Rheumatol 2005; 19:371-386.
    10. Pascual E, Batlle-Gualda E, Martínez A, Rosas J, Vela P. Synovial fluid analysis for diagnosis of intercritical gout. Ann Intern Med 1999;131:756-759.
    11. Yu T-F, Gutman AB. Mobilization of gouty tophi by protracted use of uricosuric agents. Am J Med 1951;11:765-769.
    12. Perez-Ruiz F, Liote F. Lowering serum uric acid levels: what is the optimal target for improving clinical outcomes in gout?. Arthritis Rheum 2007; 57:1324-1328.
    13. Perez-Ruiz F, Calabozo M, Pijoan JI, Herrero-Beites AM, Ruibal A. Effect of urate-lowering therapy on the velocity of size reduction of tophi in chronic gout. Arthritis Rheum 2002;47:356-360.

     

    Hígado graso no alcohólico y obesidad

    NAFLD siglas en ingles non alcoholic fatti liver disease, es la acumulación de grasa en el hígado que excede 5 a 10% de su peso.

    Se correlaciona con la cantidad de hepatocitos llenos de grasa en el citoplasma por biopsia.

    NAFLD: esteatosis simple.

    NASH:  grasa con inflamación y fibrosis, esteatohepatitis.

    NAFLD y steatohepatitis NASH) esta asociado con las epidemias mundiales de diabetes y obesidad.

    Se presenta en diabéticos, obesos o con hipertrigliceridemia, a veces con hipertensión, hiperuricemia y sx. de ovario poliquístico.

    Está asociada con el síndrome metabólico, resistencia a la insulina (NAFLD primario).

    • Algunas personas con NASH no son obesas.
    • No padecen diabetes y tienen niveles normales de colesterol y lípidos en la sangre.
    • NASH puede aparecer sin ningún factor de riesgo obvio.
    • Incluso puede aparecer en niños.

    Por lo tanto, NASH no es simplemente causada por la obesidad.

     

     

     

    Prevalencia

    20% en la población general puede tener hígado graso. Esteatohepatitis 2% a 3%.

    Los obesos pueden tener hígado graso entre el 57,5 a 74 %  y NASH 25%.

    Los diabéticos tipo 2 pueden tener NAFLD entre 10 y 75 % y NASH 63%.

    En pacientes con Dislipidemia 20 y 92 %.

    Aunque 30% de adultos obesos son metabólicamente normales.

    A pesar de lo citado siguen siendo causas frecuentes de NAFLD por estar asociado con insulino resistencia y sus manifestaciones fenotípicas como adiposidad visceral, sobrepeso / obesidad, diabetes tipo 2, hipertrigliceridemia e hipertensión arterial.

    Diagnostico

    • 48-100% asintomáticos.
    • Dolor leve en el cuadrante superior derecho.
    • Astenia y adinamia. (Debilidad cansancio fácil)
    • La exploración física normal o datos de hepatopatía crónica o hipertensión portal.
    • Evaluación, historia clínica completa, antecedente de ingesta de alcohol menor a 20 gs/ dia, factores de riesgo para VHC(hepatitis virus c), exposición a agentes hepatotóxicos (drogas que se metabolizan en el hígado o podrían afectar al mismo)

    Tratamiento

    • Dirigido a mejorar las comorbilidades ( presencia de uno o más transtornos adicionales) : obesidad central, dislipidemia, hipertensión y diabetes.
    • Reducción del peso corporal.
    • Actividad física.
    • Cambios en el estilo de vida.

    Conclusiones

    • NAFLD afecta a una importante proporción de población mundial.
    • En países desarrollados, son causas frecuentes, dietas de alto contenido calórico y sedentarismo.
    • Incremento de la obesidad y síndrome metabólico.
    • En obesos, sobrepeso y diabéticos es necesario descartar la presencia de HGNA.
    • Se deberían adoptar políticas a nivel de salud publica para la prevención y el diagnostico precoz.
    • El tratamiento debe estar dirigido a mejorar las comorbilidades: obesidad central, dislipidemia, hipertensión y diabetes
    • La actividad física, plan de alimentación saludable y las modificaciones del estilo de vida continúan siendo la base fundamental del manejo según bibliografía citada.
    • Ante cualquier duda consultar con el medico internista o especialista.
    • La sugerencia es un chequeo anual o semestral, ecografía abdominal, estudios de laboratorio y tratamiento según los hallazgos y sugerencia del medico de cabecera.

    Si se puede, éxitos.

    Dra. Mirta Estela Cáceres

     

    Resumen presentado en el congreso de la Sociedad Paraguaya de Nutrición.

    Bibliografía citada.

    1. Víctor Idrovo C., MD. Gonzalo Guevara C., Enfermedad hepática grasa no alcohólica: NAFLD. Rev Colomb Gastroenterol 2004;19:44-49. 2004
    2. Araya V., Valera J.M. Alteraciones de la tolerancia a la glucosa y frecuencia de síndrome metabólico en pacientes con enfermedad por hígado graso no alcohólico. Rev Méd Chile 2006; 134: 1092-1098
    3. National Digestive Diseases Information Clearinghouse  Esteatohepatitis no alcoholic. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases.Publication No. 06–4921S Marzo 2006
    4. Herrera González A.,Nasiff Hadad A. Hígado graso. Enfoque diagnóstico y terapéutico. Rev cubana med v.46 n.1 Ciudad de la Habana ene.-mar. 2007.
    5. V. Silvestre*, M. Ruano**, M. C. G. García-Lescún. Obesidad mórbida, enfermedad de hígado graso no alcohólico, síndrome metabólico y cirugía bariátrica. Nutr Hosp. 2007;22(5):602-6.
    1. Barisio D.; Actis A. Hígado graso no alcohólico: una entidad cada vez más frecuente y de pronóstico incierto. Bs As, Argentina. Rev. gastroenterol. Perú v.29 n.1 supl.1 Lima ene./mar. 2009.
    2. Córdova Pluma V. H. Hígado graso no alcohólico: un encuadre didáctico para un problema latente. Med Int Mex;25(2):129-53. marzo-abril 2009.
    3. Nila Rafiq,Zobair M. Younossi. Effects of Weight Loss on Nonalcoholic Fatty Liver Disease. Seminars in liver disease/ volumen 28, Nº 4 2008
    4. Mendez Sanchez N., Gutierrez Grobe Y. Revista de Gastroenterología de México 2010;Supl.2(75):143-148

    10. Carrillo Esper R., Muciño Bermejo J.Hígado graso y esteatohepatitis no alcohólica. Conceptos Actuales. Vol. 54, Nº 3. Mayo-Junio 2011.